¿Cómo cambiar una llanta de auto?

Cambiar una llanta para auto parece una tarea común y sencilla, pero te sorprendería saber cuántas personas no saben hacerlo, más aún, cuántas creen hacerlo bien. Por ello, te compartimos una lista con todos los pasos, uno por uno, para que no sólo aprendas a realizar este cambio, sino que lo hagás de una manera más fácil, breve y efectiva.

Antes de empezar, es importante que tengas las herramientas adecuadas: un neumático de repuesto, una llave de cruz y una cuña. Si no tenés esta última, una piedra o un pedazo de madera son suficientes. Recordá: esta guía es válida para todas las medidas (las más comunes son llantas con rines de 16 y 17 pulgadas), y por tanto podés aplicarla en cualquier circunstancia. Ahora sí, ¿estás listo?

1. Estacionate en un lugar seguro

Este no es un paso tan obvio como parece. Estacionarte sobre una superficie inclinada podría causar que tu vehículo se deslice mientras realizas el cambio, o bien, que tus tuercas rueden. Estos últimos son piezas muy pequeñas que fácilmente podrían perderse. Asegurate de hacerlo sobre una superficie plana y sólida.

2. No olvidés el freno de mano

Después de conseguir las herramientas necesarias y estacionarte en el lugar correcto, colocá el freno de mano. Con esta medida, estarás aún más seguro a la hora de cambiar la llanta de tu carro.

3. Liberá la presión de los tuercas

Con el vehículo en el suelo, tomá la llave de cruz y girá las tuercas en sentido contrario a las manecillas del reloj. ¡Precaución! No se trata de quitarlos, sino sólo de aflojarlos.

4. Levantá el auto con la gata

Colocá la gata debajo del vehículo (cerca de la llanta desinflada). Ahora, acciónalo y empezá a despegar el auto del suelo. ¡Recordá! La gata va debajo del chasis, no de la carrocería.

5. Retira las tuercas y guardá tu neumático ponchado

Después de levantar el auto, retirá las tuercas previamente aflojados. Como dijimos más arriba, son piezas pequeñas que fácilmente podrían perderse, así que guárdalas en una bolsa de plástico, o bien, colocalas donde sepas que no rodarán. Retirá la llanta desinflada y guardala en la cajuela para llevarla a reparar lo más pronto posible.

6. Es turno del neumático de refacción

Montá esta rueda y colocá las tuercas en forma de equis. De esta manera, no se tambaleará y te será más fácil terminar la operación. Después, apretalos ligeramente con la llave de cruz.

7. Poné el auto de nuevo en el piso

Regresá el auto al suelo con ayuda de la gata, retíralo y terminá de apretar las tuercas con la llave de cruz.

Cómo cambiar una llanta es una tarea común y sencilla, pero con esta guía lo harás como un Experto Bridgestone. Antes de terminar, es importante que tomés en cuenta que un neumático de repuesto está diseñado para viajes cortos (conduciendo a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora, podría rendirte hasta 150 ó 200 kilómetros), así que no abusés o podrás en riesgo tu seguridad y la de los tuyos. Sé un conductor responsable.

Visitá nuestras tiendas Bridgestone y ¡descubrí todo tipo de llantas en nuestro catálogo! Más de una se adaptará a tus necesidades. Nuestro personal altamente calificado te espera para orientarte y resolver todas tus dudas. ¿Qué esperás? Localizá tu punto de venta y conocelo.